domingo, 12 de noviembre de 2017

Acción


La mañana empezó, para mí, la semana pasada, a las 5.30 horas. Me tocaba cocina. Oración, respiración, y eso implicaba desayuno y almuerzo toditos los días para los guambras (nenes) de la Casa Padre Silvio. Para ser lunes y tener el cerebro poco denso, me salieron unos excelentes huevitos revueltos con pan y queso, de beber una infusión de hierba luisa. Bordé la colada del mediodía (maracuyá con avena) y al arroz ecuatoriano ya le he cogido el punto, teniendo en cuenta que hoy vendrán unos 30 comensales. Vamos que son las 8.00 horas y todavía ni he empezado. Me pidió la jefa que fuera a echar una mano al Centro de Acopio porque los compañeros de allí necesitaban ayuda con un importante pedido de maní para EEUU. Coger sacos, seleccionar el buen maní y desechar el "defectuoso", realizar los envases, envasar al vacío...todo artesanal. Ya son las 12.00 horas y toca comer con el primer turno de almuerzo y a las 13.30 horas el segundo. Oración, respiración y a acompañar para hacer deberes de los niños en la Casa Padre Silvio. Vaya tardecitas de acompañar...entre materias y algún que otro sobresalto, espero que vayan aprendiendo. No viven en muchas ocasiones situaciones fáciles, será por ello que, a veces, tampoco lo ponen fácil. Dios les bendiga. Son  las 18.00 horas se queda la Casa en silencio.Los días los suelo terminar paseando en bici y en el crossfit. A las 20.00 horas regreso fundido a Casa y entre la ducha y alguna ojeada a lo que nos va pasando me quedo frito. Serán como las 22.00 horas. Los findes son mas liberados, cuando salgo a conocer este país he aprendido las lecciones de la Madre Naturaleza,aprediendo que la Madre es uno de los mejores mensajeros que tiene Dios para decirte quien eres realmente. De ahí que debamos amarla, trabajarla y respetarla.

Así van mas o menos unos 10 meses,como pasa el tiempo...inmerso en pequeñas rutinas bellas y con la certidumbre de que lo plantado tendrá sus frutos porque tengo Fe . Si me salgo de las rutinas... me acuerdo de ustedes, de sus rutinas, de su Fe y me vuelvo a enamorar de mi acción. Así me estais acompañando. Que experiencia tan bonita se vive así, sabiendo que estamos conectados por Dios en forma de nuestros actos de justicia. Sintiendo una Iglesia Universal.

Os acompaño, de verdad, me salgo de mi rutina, para ver con perspectiva a esa Iglesia y me alegra conocer lo que estais haciendo desde nuestra Diócesis: la empresa de inserción que va hacia adelante, la tienda, la escuela de voluntariado, el círculo del silencio.... y, sobre todo, porque estais extendiendo nuestra labor de acompañamiento, evangelización y denuncia a quien más lo necesita (¡La campaña de PSH la tengo grabada en el pecho!). Ahora también a nuestros niños de Macas, de Ecuador. Se va ayudar a que la Casa Padre Silvio cuente con una sala de ordenadores nueva, es necesario porque los PC´s se han quedado muy obsoletos, algunos con más de 12 años y entre tanto ir y venir estan viejitos. También se contará con un equipo de animación tan necesario para nuestros viernes por la tarde para que los niños hagan actividades diferentes. Desde aquí os doy las gracias y las de Adriana (la jefa) que tanto se ha dejado porque este proyecto siga hacia adelante, por seguir defiendo el derecho a la educación y un mercado justo.

¡Podemos seguir acompañando! y seguir teniendo esa mirada global de forma espontánea y anónima, haciendo nacer una nueva rutina en nuestra vida y colaborando con esta Casa, a la que le cuesta mantenerse... os dejo en el post datos de Chankuap para ayudar exclusivamente a la Casa Padre Silvio. Esperemos que en el futuro podamos acompañar a nuestros hermanos salesianos de Ecuador con otros proyectos. Alguno se me esta ocurriendo ya...Besos y abrazos, os llevo en la mochila siempre. Que Dios os bendiga.

PD: Si al hacer vuestro ingreso os pide un código SWIFT es el siguiente: PICHECEQ





Estado actual del aula de informática que pronto será mejorada gracias a nuestra Diócesis.

 


Acción 1
 



Acción 2

Acción 3


Acción 4

Acción 5


De cumpleaños


Besos














sábado, 21 de octubre de 2017

Lo politico

Suelo pensar desde aquí en nuestra ciudad, nuestro país...observando lo poco o mucho que esta sucediendo. Me preguntan por lo de Cataluña mil veces y me explican lo del Ecuador otras mil. Me evado del presente flotando en un futuro que siempre es incertidumbre pero que no me da miedo pisar. Me suelo fijar en los pequeños de la Casa Padre Silvo como van riendo, llorando, peleando, frustrando, corriendo, saltando...creciendo. No estoy haciendo nada o lo estoy haciendo todo.

Suelo pensar en vosotros...de como os estará yendo, de cómo van vuestras luchas y sueños. Algo voy sabiendo...también disfruto de esa poca información que tengo porque prefiero eso: saber que estais caminando y punto.


Me obsesiona mucho últimamente esta canción...supongo que para sentirme como en casa, que ahora ya son dos. Que ahora sois más en los que creer.






Con las compañeras salesianas, Alexandra y Liliana

Dinamizando...a moler café!!!

Siempre jugando antes de estudiar



domingo, 3 de septiembre de 2017

Esencia

¡¡¡Cuánto tiempo!!!...un verano entero... ¿os acordáis de mí? Sé que sí, anda decidme que sí... A mí se me hace muy lejano desde la última vez que escribí. En muchas ocasiones os he recordado en pantalones cortos, en una terracita de un bar, en las peregrinaciones, en las piscinas de verano...y hasta a más de uno lo he visto en la playa o caminando por la sierra para huir del terrible calor que os ha asolado. Espero que lo hayáis pasado leve y acompañados de vuestras familias. Aquí, si me preguntáis por el clima, igual: sol, lluvia, sol, lluvia, sol, sol, sol (Álvaro se quema un poquito), lluvia, lluvia, sol....

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, para mí no. Es incierto.Voy a jugar un poquito con las palabras...Estaba revisando fotos y sí, algunas son bonitas y te hacen recordar. Pero el momento en el que vas en avioneta y se te gira todo el estómago  porque atraviesas el monte Transcutucú y hay un cambio de presión en el aire y crees por un milisegundo que te caes...jajaja es un goce. Te ves con los niños jugando....pero lo que vale es cuando se cae, te abraza o te dice: "otra vez, otra vez". Perdido en un monte y pensando: "que sea lo que Dios quiera" y aparecen hasta dos yankees para que te ayuden. Caminando por una cascada y ves un ritual ancestral delante de ti y vibras. El padre en la Eucaristía te menta y se te remueve todo. Te caes de la bici y no sabes dónde estás hasta que un amigo te orienta. Salir de la clase de crossfit casi sin poder respirar. Coges un coche y de repente apareces en un mini paraíso. Te vistes de Jesús y describes la Palabra a los niños. Vas en un bus y una mujer te enseña de la vida en 2 minutos más que toda una carrera. Te manchas de barro hasta las orejas recogiendo cacao. Te dejas la garganta animando a tu nuevo equipo de baloncesto. Te "envenenan" en una boda extranjera... Ahora solo son imágenes... ¡ohh! y nostalgia. El momento se fue: "un gusto haberle vivido y muchas gracias" ¿De cuántos momentos estaremos hechos? El otro día iba en bicicleta y salude a 6 personas en unos 5 minutos. Una de ellas incluso me paró, otra me bromeo y otra (una persona que vive en la calle) me pidió para tabaco. Tuve a la vuelta a casa una extraña sensación en el cuerpo...NORMALIDAD. Pero razonándolo no era normal ¿o sí? Un poco ecuatoriano si me siento ya. Ahora digo palabras como jabancho, chuchaki, chuso, ñaño, tuco, zuchini, bukindi, chueco, cocolo, biela, zuco, terno, chuta, chicha, chucha... Valoro más esa normalidad que cualquier imagen. Ese momento constante de sentirse uno más en una comunidad. Aunque lo realmente genial es saber que no eres ni imágenes, ni momentos, ni normalidades, ni eres ecuatoriano. Tener claro ese don que Dios te dio y caminar en congruencia con el y en Él. Renunciar a ti y caminar. Eso nos salva. Así lo he vivido gracias a esta experiencia que me estáis regalando.

Después de esta parrafada me siento incoherente colgando estas fotos...
















... ¿que hay detrás de cada imagen? ¡Nos seguimos acompañando!


 




sábado, 24 de junio de 2017

El Limón



…en Limón, en la escuela de incidencia política de Caritas Ecuador. Discutíamos un grupo de voluntarios que era el “buen vivir”. Como hemos cambiado la realidad y la forma de consumir y producir. Vamos a rebobinar un poquito…
…hola, hace mucho que no os saludo por aquí y, aunque alguno de vosotros ya lo sabe, los meses de abril y mayo han sido de un viaje y reconstrucción íntimo. He preferido no compartir nada y un poquito de silencio. Muchas pequeñas cosas que sumadas  en esos dos meses, en cierta medida me desgastaron y me quemaron, un poquito o un muchito. No se si entenderás algo, pero cuando regrese ,si me preguntas , vomitare despacito todo lo que sucedió.  Pasado es y saque en claro lo duro que es para mí la obediencia y los limites de la obediencia con la sumisión….
Seguimos….os contaba que en ese grupo  discutíamos sobre la importancia de la unidad dentro de la Iglesia. Se respiraba cierta indefensión acerca de cómo se estaba desarrollando su ciudad y lo la Iglesia allí quería. Se tocaba el gran problema que sufren en esta zona los habitantes de la explotación, sin escrúpulos, del petróleo de la zona en favor de interés económicos y con consecuencias, en ocasiones devastadoras, para su naturaleza y economía (que se veía subrogada a la compañía de turno). Nos hablaban de como tienen tierras, pero en ocasiones no un mercado en el que darle salida a sus productos. Nos hablaban de la labor de Cáritas acompañándoles para producir alimentos ecológicos y generar familias autosuficientes. Esa es la principal labor de la Iglesia en estas zonas generar espacios de consumo alternativo porque el “normal” había devastado su forma de vida y sus valores.  
“A la continua aceleración de los cambios de la humanidad y del planeta se une hoy la intensificación de ritmos de vida y de trabajo, en eso que algunos llaman «rapidación». Si bien el cambio es parte de la dinámica de los sistemas complejos, la velocidad que las acciones humanas le imponen hoy contrasta con la natural lentitud de la evolución biológica. A esto se suma el problema de que los objetivos de ese cambio veloz y constante no necesariamente se orientan al bien común y a un desarrollo humano, sostenible e integral. El cambio es algo deseable, pero se vuelve preocupante cuando se convierte en deterioro del mundo y de la calidad de vida de gran parte de la humanidad” .Laudato Sí -18 (Papa Francisco).
Suena a sueño cuando tratas de llevarlo a nuestra comunidad…ser autosuficientes y elegir otra forma de consumir, que es en definitiva elegir otro modo de vivir. Me entristece comparar consumo con vida, pero sentimos que es así.
Os dejo un cuento para que reflexionemos y os animo a que investiguéis acerca del “buen vivir”. Ponedlo en google!!!
También unas fotos, un abrazo fraternal!!!


Un empresario paseaba por el puerto, cuando observó a un modesto pescador. El pescador regresaba con sus redes en su pequeña barca, y al desembarcar al muelle, el empresario advirtió un cubo lleno de pescados. El empresario se aproximó al pescador y aseveró:
– ¡Es un pescador muy bueno! Usted sólo y con esa pequeña barca ha pescado demasiados peces ¿cuánto tiempo dedica a la pesca?
El pescador respondió:
– Pues mire usted, yo la verdad es que nunca me levanto antes de las 8:30. Desayuno con mis hijos y mi mujer, llevo a mis hijos a la escuela y acompaño a mi mujer al trabajo, luego voy tranquilamente al muelle, donde subo a mi barca para ir a pescar. Estoy una hora u hora y media, como mucho, y vuelvo con los peces que necesito, ni más ni menos. Al llegar a tierra, me recuesto en un camastro a leer el periódico mientras disfruto del paisaje, luego voy a casa a preparar lo que pesqué, y paso la tarde tranquilo, hasta que vienen mis hijos y disfrutamos haciendo juntos los deberes, paseando, jugando…
–Entonces me dice que en sólo una hora y media ha pescado ¡todos estos peces! Definitivamente usted es un pescador extraordinario. ¿Ha pensado en dedicar más horas al día a la pesca?
–¿Para qué? Pregunta el pescador.
–Pues porque si invierte más tiempo en pescar, 8 horas por ejemplo, usted tendría 8 veces más peces, y así tendría un superávit de peces que le permitirá venderlos y ¡obtener dinero!
–¿Para qué? Pregunta una vez más el pescador.
–Pues, mire usted, con más dinero usted podría comprar una barca más grande, o incluso contratar a pescadores para que salgan a faenar con usted, y así tener más capturas.
–Y el pescador insistente pregunta una vez más ¿Para qué?
–Pues con este incremento de ventas, su ingreso neto sería envidiable. Su flujo de efectivo sería el propicio para llegar a tener una pequeña flota de barcos, y así, hacer crecer una empresa de pesqueros que le harían a usted muy rico.
–¿Para qué?
–¿Pero usted no ha entendido nada? Con este pequeño imperio de pesca, usted sólo tendría que preocuparse por dirigir su empresa, tendría todo el tiempo del mundo, para hacer lo que le venga en gana. No tendría que madrugar nunca, podría desayunar cada día con su familia, podría  jugar con sus hijos por la tarde…
– Por lo que veo mi señor, el que no ha entendido nada es usted. Dijo el pescador mientras tomaba el periódico y se recostaba en su camastro.

 


Visitando a los niños en el barrio Lenín Moreno de Macas

Mauricio, secretario general de Cáritas Ecuador, impartiendo la formación en Limón

Con Sebastián, en el Chimborazo

En Guamote, visitando proyecto de agricultura que Cáritas Ecuador acompaña.
Ayampaco, comida típica del Oriente de Ecuador.

Selfie con las voluntarias salesianas y Fernando (Caritas Española)
Vista del río Macuma.

Jugando en la Casa Padre Silvio